Ir al contenido
Back

La Fundación General CSIC como ejemplo de colaboración público-privada

spain-212x300

 El Estudio de las Fundaciones Europeas para la Investigación y la Innovación (EUFORI, por sus siglas en inglés), presentado durante el mes de diciembre en Bruselas, ha puesto  de manifiesto que nos encontramos ante un sector que cuenta con 5.000 millones de euros anuales en inversiones en I+i en el ámbito de la UE. Estas organizaciones juegan un papel importante en la financiación, junto a los gobiernos y a las empresas. Sin embargo, se trata de un sector fragmentado con los activos concentrados en una cantidad relativamente pequeña de organizaciones, señala el informe.

Del total del gasto en I+i de las 991 fundaciones europeas que proporcionaron datos a EUFORI, 327 millones de euros correspondieron a las españolas. Nuestro país ocupa el séptimo lugar entre los 29 implicados, detrás de Reino Unido, Alemania, Dinamarca, Suecia, Bélgica y Noruega.

Marta Rey, que  ha participado en Bruselas en esta presentación, ha comentado a Sinc que en España “contamos con un ecosistema de fundaciones de investigación e innovación que, pese a su juventud y a las tensiones de financiación durante la crisis, desempeña un papel clave en la necesaria transformación del país en una economía del conocimiento”.

Los resultados del estudio actual caracterizan a las fundaciones de I+i, en comparación con el resto de fundaciones españolas, como subsector dinámico en su capacidad para innovar y enormemente diverso en cuanto a modelos de actuación y roles. Viene impulsado, en gran medida, por el sector público, pero también desde la iniciativa privada (grandes y medianas empresas).

Por otro lado, destaca  el rol de las que denomina “Fundaciones de amigos”, que apoyan a institutos de investigación, agencias estatales y organizaciones sin ánimo de lucro que trabajan en el ámbito de la investigación y la innovación, recaudando fondos para su beneficiario de donantes corporativos e individuales y estableciendo asociaciones con otros agentes, tanto públicos como privados. Resalta como ejemplo de este tipo de fundación a la Fundación General CSIC, cuya misión es facilitar la transferencia de conocimiento del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), así como fomentar y canalizar las colaboraciones privadas con este organismo estatal. Pone de manifiesto la adecuación y el potencial de la fundación como figura jurídica de derecho privado para combinar flexibilidad administrativa y tratamiento fiscal favorable para el beneficio de sus dos socios privados y públicos.

Estudio de las Fundaciones Europeas para la Investigación y la Innovación. El caso español

Estudio de las Fundaciones Europeas para la Investigación y la Innovación. Informe de síntesis