Ir al contenido
Back

“El compromiso público –privado en investigación es imprescindible”

Secretaria de Estado de Investigación, Desarrollo e Innovación, Carmen Vela del Olmo, vicerrector de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP), Pilar Cano, y el director general de la Fundación General CSIC, Miguel García Guerrero.

El encuentro “Hacia un compromiso público–privado en investigación” organizado por la Fundación General CSIC y la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) ha sido clausurado hoy viernes por la secretaria de Estado de Investigación, Desarrollo e Innovación del  Ministerio de Economía y Competitividad, Carmen Vela del Olmo, la vicerrector de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP), Pilar Cano, y el director general de la Fundación General CSIC, Miguel García Guerrero.

La secretaria de Estado de Investigación, Desarrollo e Innovación del  Ministerio de Economía y Competitividad, Carmen Vela del Olmo, que  ha comparecido ante los medios de comunicación antes de su intervención en el acto de clausura, y ha recordado que el pasado martes, “el ministro de Economía y Competitividad -Luis de Guindos-, anunció un aumento de la inversión pública en la partida de I+D+i dentro de los Presupuestos Generales del Estado de 2014”, que además será el primer crecimiento desde que comenzó la crisis.  Además ha manifestado y lamentado la preocupación por la fuga de cerebros debida  a la crisis y que en estos momentos “se está evaluando la envergadura y los medios para atajarla al máximo”. Durante el acto de clausura ha resaltado que “El  compromiso público–privado en investigación es imprescindible, y este tiene que llegar hasta la sociedad y el ciudadano”.

La jornada se ha iniciado con las ponencias que han puesto el acento en los nuevos modelos de organización y en los casos de colaboración público-privada.

Ignacio Fernández de Lucio, profesor ad honorem del Instituto de Gestión de la Innovación y el Conocimiento (CISC-UPV), desgranó en su intervención los fundamentos teóricos de la colaboración público-privada, apuntando que “los investigadores y las instituciones deberían ser conscientes de que hay que investigar para el progreso del conocimiento y la repercusión socioeconómica del mismo para el desarrollo de los territorios. Es decir, tienen que tener en cuenta no solo la excelencia, sino también la relevancia de la creación de nuevo conocimiento”

Jordi Marquet, catedrático de Química Orgánica de la Universidad de Barcelona, encargado de exponer a los presentes el ejemplo de colaboración público-privada, como es el caso de la iniciativa HENKEL-UAB, señaló que desde su experiencia  “la creación de riqueza y puestos de trabajo es más importante que las publicaciones, sin olvidar que hay que saber incentivar a los investigadores con recursos y promoción”. Por último, Emilio Diez Monedero, vicepresidente y director del Centro de Investigación Básica GlaxoSmithKline I+D, expuso la iniciativa “Open Lab” en GlaxoSmithKline, un modelo de responsabilidad social corporativa empresarial, con 130 investigadores dedicados a la investigación de la malaria, la tuberculosis y las enfermedades olvidadas.

La segunda parte de la jornada ha estado protagonizada por las reflexiones sobre la responsabilidad social empresarial y el mecenazgo en la investigación.

Manuel Escudero, director general de Deusto Busines School, durante su conferencia, titulada Sostenibilidad 2020, defendió que en la transición que están llevando las empresas hacia la sostenibilidad, estas necesitan un modelo para progresar por el camino de la Responsabilidad Social Empresarial (RSE). Un nuevo desarrollo que sin sustituir al anterior, que ha estado más centrado en prevenir los riesgos, avance hacia el terreno de las oportunidades y que engarce con la innovación para convertirse en Innovación Compartida, que se dirige a la cocreación de nuevas soluciones entre empresa y sociedad.  A continuación, Enric Banda, director de Ciencia, Investigación y Medio Ambiente de la Fundación “la Caixa”, centró su ponencia en el mecenazgo en investigación, apuntando que “las fundaciones pueden dar valor añadido. Tienen un papel en la promoción de la investigación de beneficio público. María Sanz, subdirectora de la Fundación General CSIC, fue la encargada de exponer las conclusiones del encuentro “Hacia un compromiso público–privado en investigación”, destacando que “la Fundación General  CSIC se plantea la colaboración pública-privada en investigación de forma estable, planificada, enfocada a la estrategia de las empresas y que genere conocimiento”.