Frontera: en los estudios sobre sociedad y cultura

PETER WAGNER

Universitat de Barcelona

Modernidad: comprender nuestro presente

La visión más común sobre la modernidad –si bien no exenta de problemas– mantiene que este término hace referencia a un nuevo tipo de sociedad que surge a partir de las grandes transformaciones producidas en Europa y América del Norte, que culminaron con las revoluciones industriales y democráticas, iniciadas a finales del siglo XVIII y principios del XIX. Peter Wagner, a través de su artículo, revisa los modos en que la Sociología y la Filosofía han intentado entender la modernidad, con el fin de ayudarnos a comprender nuestra propia modernidad.

Hubo un tiempo en el que era común pensar en una única y singular “sociedad moderna”, originada en Occidente, pero llamada a fundar una nueva y mejor época en la historia de la humanidad. Hoy necesitamos reflexionar sobre esas ideas a la luz de la actual condición globalizada DESTACADOSPerfil: Peter Wagner
de la modernidad. Las pretensiones y esperanzas modernas se han vuelto imprescindibles en cada vez más ámbitos de la vida, y para muchas más personas que nunca. En el curso de su realización y difusion, sin embargo, esas pretensiones y esperanzas han sido también radicalmente transformadas. Han aparecido nuevas cuestiones, algunas de las cuales son centrales en nuestro tiempo, y que procedemos a enumerar a continuación.

En primer lugar, sociólogos y filosófos sostuvieron con tenacidad que hay –y que sólo puede haber– un único modelo de modernidad. Sin embargo, las instituciones y prácticas modernas no han permanecido invariables en el tiempo y, por añadidura, ha surgido ahora una variedad de formas modernas de organización socio-política. ¿Qué conlleva esto para nuestra idea de progreso o, en otras palabras, para nuestra esperanza de que el mundo futuro puede ser mejor que el presente?




Peter Wagner



En segundo lugar, la modernidad se ha basado en la esperanza de la libertad y la razón, pero ha creado las instituciones del capitalismo contemporáneo y de la democracia. ¿Cómo se relaciona en la actualidad la libertad de los ciudadanos con la libertad de los compradores y vendedores?, ¿y cómo afecta el descontento que suscitan el capitalismo y la democracia en la sostenibilidad de la modernidad?

En tercer lugar, nuestro concepto de modernidad está inextricablemente ligado a la historia de Europa y de Occidente. ¿Cómo debemos entonces comparar las diferentes formas de la modernidad global contemporánea de un modo “simétrico”, no sesgado ni eurocéntrico?, ¿de qué manera cabe desarrollar la sociología del mundo moderno?

Una revisión de los modos en que la Sociología y la Filosofía han intentado entender la modernidad, puede ayudarnos a comprender nuestra propia modernidad.

La visión más común sobre la modernidad –si bien no exenta de problemas– mantiene que este término hace referencia a un nuevo tipo de sociedad que ha surgido a partir de una sucesión de grandes transformaciones producidas en Europa y América del Norte, que hubieron de culminar con las revoluciones industriales y democráticas iniciadas a finales del siglo XVIII y principios del XIX. No en vano, esta visión presupone que dichas transformaciones catapultaron a Europa (o bien a Occidente en su conjunto) a la primera posición de la historia Un acontecimiento clave en la formación de lo que ahora consideramos como la Europa moderna fue el, así llamado, descubrimiento de las Américas con sus poblaciones hasta entonces desconocidasuniversal, y que gracias a ello, a su inherente superioridad, habría sido difundido el modelo occidental de comprender el mundo. Pensar en la modernidad significaba así pensar en la globalización, por más que estos términos solo hayan empezado a ser de uso frecuente a partir de los años 80 y 90, respectivamente.

Obtener una significación global –o universal– era una aspiración de la modernidad europea ya desde sus inicios. Un acontecimiento clave en la formación de lo que ahora consideramos como la Europa moderna fue el, así llamado, descubrimiento de las Américas con sus poblaciones hasta entonces desconocidas. Este evento suscitó las reflexiones europeas sobre la naturaleza de la humanidad, proporcionando un marco de referencia para las especulaciones filosóficas sobre el “estado de naturaleza”, como en el Segundo tratado sobre el gobierno civil (1690) de John Locke. Desde el Discurso del método (1637) de René Descartes en adelante, la Ilustración ha pretendido erigir el conocimiento universal a partir de unos fundamentos mínimos, pero absolutamente firmes y basados ante todo en la libertad y la razón. La revolución americana y la revolución francesa eran vistas como una inevitable entrada de la humanidad en la democracia liberal, sustentada en los derechos humanos y en la soberanía popular. Ya en su Democracia en América de 1830, Alexis de Tocqueville consideraba el sufragio universal igualitario como el punto de llegada hacia el que la historia política habría de aproximarse. Y desde La riqueza de las naciones (1776) de Adam Smith hasta la primera mitad del siglo XIX, los economistas políticos se atribuyeron el descubrimiento de la autorregulación del mercado como una forma inequívocamente superior de organización económica. En el Manifiesto comunista (1848), Karl Marx y Friedrich Engels proporcionaron una imagen de la globalización económica cuyo poder evocador todavía no ha sido igualado.





Una comprensión básica y común de la modernidad subyace en este debate, que se extiende por más de dos centurias, alcanzando múltiples facetas de la vida social. La modernidad es la creencia en la libertad de los seres humanos –natural e inalienable, según muchos filósofos de la época–, así como en la capacidad de raciocinio de los hombres, combinada con la inteligibilidad y asequibilidad del mundo para la razón humana. Este compromiso se traducía en los principios de la autodeterminación individual y colectiva, La modernidad es la creencia en la libertad de los seres humanos –natural e inalienable, según muchos filósofos de la época–, así como en la capacidad de raciocinio de los hombres, combinada con la inteligibilidad y asequibilidad del mundo para la razón humanajunto con la esperanza de un aumento del dominio de la naturaleza y de una interacción racional entre los seres humanos. Por su parte, la Declaración de los derechos del hombre y de los ciudadanos (1793) y los tratados de libre comercio pueden entenderse como aplicaciones de aquellos principios subyacentes de la modernidad, como las transformaciones técnicas que vienen recogidas en el término “Revolución industrial”.

Esos principios fueron considerados universales, por un lado, porque portaban un valor normativo con el que –así se pensaba al menos– todo ser humano podía estar de acuerdo y, por otro lado, porque permitían la creación de estrategias funcionalmente superiores con las que hacer frente a diferentes aspectos clave de la vida social, el más importante de los cuales, quizá, era la satisfacción de las necesidades humanas en la producción de bienes de mercado y el gobierno racional de los asuntos colectivos a través de una administración basada en la ley y jerárquicamente organizada. Estos principios, además, eran vistos como globalizables en su aplicación debido al poder intepretativo y práctico de su normatividad y funcionalidad.

Ninguna de esas pretensiones, sin embargo, fueron inmediatamente aceptadas. Ni siquiera era factible extender esos principios mediante el compromiso intelectual, dado que siempre existieron dudas sobre la posibilidad de traducirlos en estrategias institucionales sin pérdidas o modificaciones sustantivas. Immanuel Kant y Karl Marx se cuentan entre los primeros críticos. Kant, por ejemplo, estaba comprometido con la idea de un gobierno ilustrado y responsable, y esperaba que el principio republicano propiciara la prosperidad mundial. No creía, sin embargo, en lo que podría considerarse la culminación de ese mismo proceso, la creación de un mundo republicano, pero argumentaba, en cambio, a favor de la superioridad normativa de una federación global de repúblicas (Sobre la paz perpetua, 1795). La crítica de Karl Marx a la economía política (ya en el subtítulo de El Capital, de 1867) ponía en tela de juicio que la transformación Por su parte, la Declaración de los derechos del hombre y de los ciudadanos (1793) y los tratados de libre comercio pueden entenderse como aplicaciones de aquellos principios subyacentes de la modernidaddel ser humano en un agente de mercado estaba basada en los principios de libertad e igualdad, tal como la economía política sugería. Esta nueva formación social, a la que Marx se refería como la sociedad burguesa, por el contrario, dividía a la humanidad en dos clases crecientemente antagónicas: los poseedores de los medios de producción y quienes solo podían vender su propia capacidad de trabajo.

Desde el comienzo del siglo XX, la trayectoria de las sociedades europeas (u occidentales) se había separado tanto del resto del mundo que la particularidad de la “racionalidad occidental”, por expresarlo como Max Weber, se había convertido, no sin objeciones, en una clave decisiva para el estudio histórico-sociológico. La ambigüedad de la terminología escogida por Weber hubo de quedar instalada desde entonces en el debate sobre la modernidad. Weber parecía reivindicar tanto los presuntos orígenes occidentales de esa racionalización como el arraigo de sus precondiciones en una cosmología occidental, que además estaba destinada a poseer una “significación universal”, no sin antes reconocer, como frecuentemente suele olvidarse, que quizá esto último es lo “que estamos inclinados a pensar”. Así las cosas, esto permitió a los promotores de la teoría de la modernidazación de la década de los 60 y a los más recientes abogados de las “múltiples modernidades” referirse a Weber como su fuente principal de inspiración. Los primeros, liderados por Talcott Parsons, sugerían que el “avance” occidental hacia la modernidad podría ser emulado por las élites en otras sociedades en virtud de su superioridad normativa y funcional y, por lo tanto, la modernidad occidental sería susceptible de obtener una difusión global en el proceso de “desarrollo y modernización”, tal como lo expresaba la jerga sociológica de los años 60. Los últimos, inspirados en el Shmuel N. Eisenstadt tardío, no desmintieron dicha “significación universal” de las transformaciones sociales de Occidente inciadas en el siglo XVIII, pero sostuvieron que el encuentro de otras civilizaciones con la modernidad occidental no condujo a una mera difusión del modelo occidental sino, por el contrario, a la proliferación de variaciones de la modernidad generadas en el encuentro de diferentes “programas culturales” previos con las prácticas e ideas occidentales.

La oposición entre la teoría de la neo-modernización y el teorema de las múltiples modernidades, que caracteriza el actual debate sociológico sobre la modernidad, tienden a descuidar el tercer aspecto de la concepción weberiana del “racionalismo occidental” y que consiste en un profundo escepticismo respecto al destino de la modernidad. Desde este punto de vista, las reflexiones de Weber se ubican a medio camino de la tradición crítica con la modernidad, que fue elaborada a mediados del siglo XIX y del XX, con Karl Marx en el inicio y Theodor W. Adorno en el final –al menos en la forma más radical de esta aproximación–. Marx aceptó el compromiso moderno de la libertad y la razón, tal como se pone de relieve en su esperanza en una futura “asociación libre de seres humanos”. Sin embargo, no dejó de señalar la imposibilidad de llevarla a cabo bajo las condiciones de dominación de clase. El mercado libre de la sociedad burguesa podría conducir tanto a la alienación como a un excesivo utilitarismo, a convertir la relación de los seres humanos en un mero tráfico de objetos. De manera semejante, Weber vio la Reforma protestante como un incremento de la autonomía individual y una eliminación de las mediaciones institucionales de la Iglesia entre los creyentes y Dios (La ética protestante y el espíritu del capitalismo, 1904-05). Toda vez que la ética social ligada al protestantismo, la cual enfatizaba el éxito y el compromiso profesional, había contribuido a impulsar las instituciones del capitalismo moderno, sin embargo, una conducta racionalizada de la vida podría imponer a sus habitantes una “morada fabricada con acero” (la traducción común de la expresión de Weber stählernes Gehäuse como “jaula de hierro” está claramente errada) característica de la modernidad. Adorno y Max Horkheimer (Dialéctica de la Ilustración, 1944) proporcionaron la versión más extrema de la idea, según la cual el compromiso moderno con la libertad y la razón tendía hacia su autocancelación en su proceso inmanente de conversión a formas sociohistóricas concretas. Vieron los orígenes de esta regresión en la Filosofía de la Ilustración que, en su insistencia en la A finales de los años 70 y comienzos de los 80, la revolución iraní acabó con la idea de que las sociedades no-occidentales iban tan solo un poco atrasadas en relación con la misma trayectoria modernizadora sobre la que Occidente se había embarcadocognoscibilidad del mundo, hubo de transformar todas las cualidades en meras cantidades de lo mismo, reduciendo lo desconocido al estatus de una variable sometida a la lógica de las ecuaciones matemáticas. Tal conceptualización estableció una alianza totalizadora con el capitalismo industrial y produjo, a lo largo del siglo XX, una sociedad dominada por la cultura industrial, en la que no había nada que pudiera ser oído o tocado por vez primera. La novedad y la creatividad eran igualmente eliminadas en sociedades que de otro modo habrían permanecido ajenas a la cultura de masas de los Estados Unidos, de la Alemania nazi o de la Unión Soviética estalinista.

Las críticas radicales de la modernidad fueron perdiendo gradualmente su poder persuasivo tras la Segunda Guerra Mundial. Un eco se puede encontrar, no obstante, en el análisis de Herbert Marcuse sobre el “hombre unidimensional” y la “sociedad unidimensional” (1964), un diagnóstico en consonancia con la revuelta estudiantil de finales de los años 60 y con la revolución cultural de “1968”, llamada a (re)introducir una pluralidad de dimensiones en el mundo contemporáneo. Cuando Zygmunt Bauman reanimó los análisis de la modernidad que mostraban sus intentos obsesivos por crear un orden y eliminar la ambivalencia (Modernidad y Holocausto, 1989; Modernidad y ambivalencia, 1991), solo parcialmente lo hizo en perspectiva histórica, ofreciendo una nueva visión del genocidio nazi sobre los judíos europeos como un fenómeno plenamente moderno, y situando sus propios escritos como la salida a semejante organización de la modernidad, a saber, hacia una post-modernidad preocupada por la libertad, incluso a través de una posible modificación y reducción de las promesas modernas tempranas.

Tal visión sobre la modernidad sufrió de hecho una modificación crucial a partir de la década de los 70 y cuyo emblema es La condición postmoderna (1979) de Jean François Lyotard. Lyotard radicalizó el debate sociológico de la década –promovido por autores como Raymond Aron y Daniel Bell– sobre la transformación de una sociedad industrial en una sociedad postindustrial, sugiriendo que esta configuración social emergente era de una novedad tal, que difícilmente podía ser captada por la conceptualización tradicional. De este modo, su trabajo contribuyó a suscitar una investigación mucho más amplia que ha caracterizado buena parte de la Filosofía política y la Sociología histórico-comparativa elaborada desde entonces, convirtiendo el franco compromiso moderno con la libertad y la razón en una pluralidad de posibles interpretaciones. Una de sus consecuencias fue la temprana oposición entre una visión afirmativa de la modernidad como institucionalización de la libertad y la razón, por una parte, y el análisis crítico de la autocancelación del compromiso normativo moderno, por otra, que además podía ser ahora reinterpretado como evidencia de la ambigüedad de las bases conceptuales de la modernidad, y de la variedad de posibles traducciones de dichos compromisos en prácticas sociales institucionalizadas, tales como la democracia y el capitalismo.

Las dudas sobre la estabilidad y superioridad de Occidente, sobre la “sociedad moderna”, no quedaron reducidas en ese periodo al ámbito de las reflexiones teóricas. A finales de los años 70 y comienzos de los 80, la revolución iraní acabó con la idea de que las sociedades no-occidentales iban tan solo un poco atrasadas en relación con la misma trayectoria modernizadora sobre la que Occidente se había embarcado. La emergencia de la economía japonesa –y después la de Taiwan, Corea del Sur y China– sugería que un capitalismo por completo ajeno a la cultura protestante podía competir con las economías supuestamente más avanzadas. La aparición de las ideologías neoliberales (monetarismo y la economía de la oferta, según se las denominaba entonces) afines al poder gubernamental en Reino Unido y en los Estados Unidos, así como el fracaso concomitante de la política económica de oferta de mercado en Francia, señalaron el final del optimismo en las economías de mercado alentadas por los gobiernos nacionales. Además, esos años fueron jalonados por movimientos estudiantiles, de trabajadores y por los derechos civiles, que súbitamente pusieron en entredicho el aparente consenso social postbélico de finales de la década de los 60, al que se añadiría el colapso del socialismo soviético entre 1989 y 1991. Había, en suma, un conjunto de evidencias cotidianas plenamente disponibles que volvía aún más acuciante la necesidad de preguntarse de nuevo sobre la condición humana contemporánea.

Tales observaciones y reflexiones dieron un nuevo ímpetu a la investigación sobre la modernidad. En Filosofía política y teoría social, la naturaleza de la ambigüedad moderna y sus compromisos requieren de ulteriores investigaciones, no solo con una visión que permita comprender e interpretar mejor el grado de apertura de los compromisos modernos, sino también las reivindicaciones universalistas que hubieron de acompañar a esos compromisos ya en sus Las críticas radicales de la modernidad fueron perdiendo gradualmente su poder persuasivo tras la Segunda Guerra Mundialcomienzos. En la investigación sociológica, que se abre a partir de la década de los 60, la hipótesis de una reciente y gran transformación de las “sociedades modernas” ha condicionado muchos análisis desde la segunda mitad de los 80 en adelante. La investigación contemporánea necesita atender de manera especial la pregunta sobre esa transformación, si se muestra una dirección específica de ruptura o bien si se confirman las tendencias de la modernidad tal y como fueron postuladas en las teorizaciones tempranas. Finalmente, la Sociología comparada de las diferentes modernidades necesita investigar si la constatable pluralidad de las formas modernas de organización sociopolítica fue creada por procesos históricos específicos, así como explorar las condiciones que permiten la persistencia de esa pluralidad bajo las condiciones actuales de globalización.

Esta triple tarea es heredera de las interpretaciones dadas en la reflexiones de Weber sobre la modernidad, sin embargo la actual condición de una modernidad global tiende a agudizar los aspectos desvelados en las primeras teorizaciones. La pluralidad de las formas modernas pueden propiciar una variedad en pugna de proyectos creadores del mundo, mientras las tendencias comúnmente observadas de producción de homogeneidad pueden imponer un retorno de la visión de la modernidad como una forma única y singular de organización sociopolítica, desprovista de alternativas duraderas. En este último caso, la crítica de la modernidad puede emerger con una nueva faz, como una crítica de la individualización alienada y utilitarista que conlleva el riesgo de perder el mundo como un espacio acogedor significativo, el riesgo de desmundanización. 

Perfil: Peter Wagner

Profesor ICREA de investigación en Sociología en la Universitat de Barcelona, e investigador principal del proyecto ‘Trajectories of modernity’ (TRAMOD), financiado por el European Research Council. Su investigación se concentra en el ámbito de la teoría política y social, la Sociología histórico-política comparada y la Sociología del conocimiento. De manera específica, ha estudiado la historia de las sociedades europeas y no europeas desde una perspectiva comparada y en términos de transformaciones de la modernidad. Antes de incorporarse a la Universitat de Barcelona, ha sido profesor de Sociología en las Universidades de Trento (Italia) y Warwick (Reino Unido), así como profesor de teoría social y política en el Instituto Universitario Europeo de Florencia. Entre sus publicaciones cabe contar Plurality and progress: modernity in political philosophy and historical sociology (Malmö: NSU Press, 2010); Modernity as experience and interpretation: a new sociology of modernity (Cambridge: Polity, 2008), Varieties of world-making: beyond globalization (ed. with Nathalie Karagiannis, Liverpool: Liverpool University Press, 2007), Theorizing modernity and A history and theory of the social sciences (both London: Sage, 2001) and A sociology of modernity: liberty and discipline (London: Routledge, 1994).

Publicado en Núm. 05


  • ® Fundación General CSIC.
    Todos los derechos reservados.
  • Lychnos. ISSN: 2171-6463 (ed. impresa en español),
    2172-0207 (ed. impresa en inglés) y 2174-5102 (ed. digital)
  • Privacidad y Aviso legal
  • Contacto

¿Te gusta lo que hacemos? Síguenos en todo momento, a través de Facebook, Twitter y YouTube

Opciones de búsqueda